Si vas a pagar, que el dinero valga para algo.

Aunque no lo creas, una buena cobertura médica está a tu alcance. Así es. Mucho se ha hablado sobre la nueva ley que regula el sistema sanitario, en particular debido a que en el país se está realizando una transición importante al brindarles seguro médico a unas 30.000.000 personas que anteriormente no estaban aseguradas gracias a nuevos planes que se ofrecen actualmente. Esto significa que millones de personas están tomando las medidas correspondientes al realizar una importante inversión en su salud presente y futura.

Hoy por hoy, puedes obtener cobertura médica por menos dinero del que hubieras gastado hace un año. En función de cuáles sean tus ingresos, es posible que se te proporcione asistencia financiera para que obtengas seguro médico, lo cual puede ser una inversión que realmente valga la pena.

Sobre todo, lo que vale la pena es evitar la multa que deberás pagar si no te suscribes, a más tardar, el 31 de marzo. ¿Por qué pagar por NO estar asegurado? Lo único que logras es comprometer tu situación financiera y quedarte sin protección para lo verdaderamente importante: tu salud. Al suscribirse a un nuevo y económico plan, las mujeres podrán utilizar el método anticonceptivo que prefieran sin costo adicional, lo cual para muchas personas implica un cambio importantísimo ya que elimina un obstáculo a la hora de emplear el método anticonceptivo que desean. También podrás realizarte análisis de enfermedades de transmisión sexual y recibir tratamiento en caso de que hayas contraído alguna, recibir vacunas contra la gripe y otras enfermedades, obtener un diagnóstico de depresión y recibir ayuda para dejar de beber o fumar, así como muchas otras pruebas preventivas, sin costo adicional. La nueva ley del sistema sanitario hace énfasis en la prevención. La idea es tanto evitar que te enfermes como disminuir el gasto sanitario público.

Puedes elegir un plan de salud adecuado para ti, que cubra tus necesidades en caso de que debas ir a la sala de urgencias, que te permita consultar a un médico cuando algo te duela, para ir a sesiones de fisioterapia y realizarte pruebas si te has lesionado y que te brinde acceso a medicamentos recetados, etc. Anímate a comparar algunos planes, el costo y la asistencia financiera que se te ofrece en Connect for Health Colorado.

Todos los motivos mencionados anteriormente son buenas razones para obtener cobertura médica. Por si todo esto fuera poco, ten en cuanta que si no te aseguras, pagarás una multa sin haber obtenido ningún beneficio.

Te lo explicaremos en más detalle: en virtud de la legislación vigente, la mayoría de los habitantes de Colorado estarán obligados a contratar un seguro médico a partir del 2014 o recibirán una sanción impositiva. Dicha sanción impositiva por no estar asegurado se irá introduciendo gradualmente a lo largo de tres años; comenzando con $95 por persona en 2014 hasta llegar a $695 en 2016. Es cierto que el primer año la multa no es muy alta y, probablemente, es más barata que contratar un seguro. Sin embargo, dicha multa irá aumentando y se dejará sentir en el bolsillo.

A modo de ilustración, piensa en lo siguiente: una sola persona que gana menos de $16,000 puede obtener cobertura mediante un plan de seguro médico de Medicaid sin costo adicional y si dicha persona gana entre $16,000 y $29,000, obtendrá asistencia financiera para pagarse un plan privado. Esta calculadora te puede dar una idea de la asistencia financiera a la que tendrías acceso para contratar el seguro de tu preferencia. Por supuesto, te va a costar dinero (y, probablemente, un poco más de los $95 del primer año), pero obtendrás un beneficio por ese dinero gastado, así como tranquilidad mental y asistencia médica. Además, recuerda que las multas incrementan el segundo año, por lo que estarás pagando un dinero que no te aportará ningún beneficio.

¡No te demores! Tienes hasta el 31 de marzo para contratar un plan de seguro médico. En Connect for Health Colorado’s marketplace encontrarás un plan de seguro médico adecuado para ti. La vida te da sorpresas, aunque no siempre buenas. ¡Que no te agarre desprevenido!