Entendiendo la masturbación

Seamos claros: casi todos se han masturbado alguna vez en sus vidas. De hecho, realmente casi todos: el 95 por ciento de los hombres y el 89 por ciento de las mujeres (según un estudio nacional). Eso significa -¡aleluya!- que si te sientes un poco extraño por practicar este hábito de amor propio no debes hacerlo. La masturbación es perfectamente normal y, de hecho, es el primer acto sexual que mucha gente experimenta en sus vidas.

Mira este gráfico de la Encuesta Nacional de Conductas y Salud Sexual para ver las conductas sexuales en distintas edades y verás que la masturbación encabeza la lista.

Fuente: http://www.nationalsexstudy.indiana.edu/graph.html

Así que ahora que sabemos CUANTA gente lo hace, ¿por qué no hablamos un poco de cómo se hace? Aquí, en Beforeplay.org, recibimos muchas preguntas sobre cuáles son las mejores posiciones para masturbarse. Y aunque no vamos a entrar en detalles ni diagramas en este blog, vamos a decir esto: la experimentación es la clave del éxito.

Masturbarse puede ser muy importante para descubrir de qué manera responde el cuerpo a los toques sexuales. Al explorar las distintas maneras en las que uno por sí mismo puede llegar al orgasmo puede ayudar a que luego sea más fácil llegar al orgasmo en pareja. Al tomar la oportunidad de explorarse a uno mismo quizá lleve a niveles de placer cada vez más altos e intensos. Ah, ¿y dijimos que no siempre hace falta estar solo/a para masturbarse? La masturbación es algo que uno se hace a uno mismo, pero eso no quiere decir que no pueda haber alguien más presente.

Estas son algunas de las ideas específicas para los hombres y las mujeres.

Muchachas

Tanto la zona del clítoris como el punto G son opciones para llegar a “final feliz”. Considera usar lubricantes, vibradores, duchas (lluvias) con el agua en tu dirección u otros objetos (como una almohada entre las piernas, por ejemplo) para que te ayuden. Asegúrate que todo esté limpio y en orden, incluyendo tus manos, para impedir que las bacterias lleguen a tus partes íntimas.

Muchachos

Hay muchas cosas que los hombres pueden hacer para que la masturbación llegue a ser tan placentera como sea posible. Puedes masturbarte con un movimiento tradicional de arriba hacia abajo, o pasando el pene de mano en mano, o golpeándolo contra el estómago o contra algún objeto. O puedes usar lubricantes o alguna otra clase de estimulación, incluyendo anal. Lo que dijimos para las mujeres se aplica para los hombres: las manos y los juguetes deben estar limpios para evitar infecciones o situaciones desagradables.

En conclusión…

Estamos conversando aquí de temas muy calientes y pesados. Por eso mismo, debemos hablar de tres elementos importantes de la masturbación. En primer lugar, la masturbación y la discreción van juntas. Por eso, elige un lugar agradable y privado para hacerlo. Segundo, a veces hay que hacer algo de limpieza, por lo que elige un lugar en donde tengas acceso a toallitas de tela o de papel. Y tercero: ten cuidado. No hagas nada que te dañe. Se supone que tiene que ser un momento agradable. Cuando lo haces de la manera correcta, puede ser uno los momentos más divertidos cuando estás sin ropa.

“La masturbación es lo opuesto del clima: todos lo hacen pero casi nadie habla de eso”. Dra. Ruth