Enfermedad inflamatoria pélvica (EIP)

La enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) puede ser causada por diferentes bacterias, incluyendo clamidia y gonorrea. Esto sucede cuando estas bacterias se mueve hacia arriba desde la vagina o del cuello uterino hasta el útero y otros órganos reproductivos.

Realizarse la prueba

Encuentre una clínica

¿Desea hacerse la prueba ahora? Encuentre un lugar cerca.

Tipo de prueba

El diagnóstico generalmente se basa en la presencia de los síntomas habituales cuando se puedan excluir otros graves (como apendicitis o embarazo ectópico). En casos excepcionales, un proveedor de atención médica puede utilizar un laparoscopio para ver las trompas de Falopio para confirmar la inflamación.

Demora de los resultados de la prueba

Debido a que el diagnóstico se basa en los síntomas y en el historial del paciente, no hay un tiempo específico para los resultados de la prueba.

  • Muchas de las mujeres que padecen EIP no tienen síntoma alguno. Si tienen síntomas, estos pueden incluir, dolor o sensibilidad abdominal, cervical o uterino, junto con fiebre o escalofríos. Los síntomas de la EIP generalmente ocurren entre los primeros cinco a diez días después del ciclo menstrual de una mujer.

  • Varias bacterias pueden causar EIP, así que se trata con una combinación de antibióticos. Dependiendo de la gravedad de síntomas, los antibióticos pueden ser administrados por medio IV o por vía oral. Algunas infecciones EIP pueden requerir hospitalización.

  • Si se deja sin tratar, la EIP puede tener complicaciones potencialmente serias que pongan en peligro su vida, incluyendo embarazo ectópico y abscesos pélvicos. También puede conducir a la infertilidad, dolor abdominal crónico, cicatrización del tejido pélvico, histerectomía y depresión.

  • Como sucede con todas las ETS, la manera más efectiva de protegerse es no tener relaciones sexuales o sólo tenerlas con la misma persona (monogamia) por un largo tiempo, sabiendo que los exámenes de ETS de esa persona resultaron negativos en cuanto a infecciones bacteriales de genitales femeninos con inflamación de la pelvis. Los preservativos de látex o la protección bucal (estilo dentista) pueden reducir el riesgo de contraer o diseminar las infecciones que causan inflamación pélvica..