Diferencia entre ETS e ITS

¿Cuál es la diferencia entre Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) y las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS)? Existe mucha confusión sobre esos dos términos y ahora vamos a aclararla de una vez por todas. ¿Estás listo? Muy bien. Aquí vamos.

ETS, como dijimos, es la abreviatura de “enfermedades de transmisión sexual” (STD, en inglés). Con esa sigla se hace referencia a una serie de infecciones médicas que, como queda claro, se transmiten por contacto sexual directo. Pero el problema que la persona que quedó infectada no siempre tiene los síntomas ni la infección se transforma en una enfermedad. Por eso en tiempos recientes se comenzó a hablar de ITS (o ITS, en inglés).

ITS, como dijimos, es la abreviatura de infecciones de transmisión sexual. Mucha gente, especialmente en la comunidad médica, usa más ITS que ETS para indicar que no todas las infecciones de transmisión sexual llegan a ser enfermedades. Por ejemplo, la gran mayoría de las mujeres que contraen el Virus de Papiloma Humano (VPH) no van a tener cáncer cervical. Además, muchos opinan que hablar de ITS elimina la vergüenza asociada con “ETS” o, peor aún, “venéreas”.

En definitiva, ETS e ITS se refieren a lo mismo, pero se debe recordar que uno puede contraer una ITS sin llegar a tener una ETS. ¿Tiene sentido? Si quieres, consulta una lista de ETS para informarte de cómo se transmiten. Y consulta la página Descubriendo las ETS con información detallada de toda clase sobre esas enfermedades.