Signos y síntomas de las ETS

“¿Cómo puedo saber si tengo una ETS?” Bueno, esa es una pregunta compleja. Muchos seguidores de Beforeplay nos preguntan sobre ciertos síntomas y sobre si estos pueden ser signos de una ETS/ITS. Lamentablemente, no siempre hay respuestas fáciles. Cada ETS es diferente y tiene sus propios indicadores, pero hay varios síntomas comunes que se encuentran en muchas de estas infecciones de transmisión sexual.

Si bien no podemos repasar cada uno de los posibles síntomas de las ETS, hay ciertas preguntas, algunas más enfocadas en los chicos, otras en las chicas y otras que tienen que ver con todos, que nos gustaría responder aquí y ahora.

Para ellos

  • ¿Por qué pueden dolerme los testículos?

En lo que respecta a las ETS, lo más probable es que este incómodo síntoma se deba a clamidia o gonorrea. En ambas infecciones, tus testículos pueden hincharse y producir dolor. Este efecto se llama “epididimitis”, pero no es un síntoma muy común en ninguna de las infecciones mencionadas. Otras causas del dolor testicular pueden ser una lesión o traumatismo, una infección urinaria, una bacteria transmitida por vía no sexual o un virus como el de las paperas. Sea cual sea la causa, si te duelen los testículos, especialmente si no sabes la causa, consulta a un proveedor de atención médica lo antes posible.

  • ¿Qué significa si tengo decoloración o bultitos en el pene?

Los bultitos y la decoloración en el pene no son exactamente síntomas que le gusten a nadie, particularmente cuando son dolorosos. En lo que respecta a las ETS, estos síntomas particulares podrían ser causados por sífilissarnapiojos púbicos (o ladillas), molusco contagioso, verrugas genitales o herpes. Otras causas van desde la irritación de la piel y el cambio de temperatura hasta irritación después de afeitarse, vellos encarnados o poros tapados. ¿Qué hacer en estos casos? Consulta a un proveedor de atención médica. Cuanto antes te diagnostiquen, mejor te sentirás, especialmente en el caso de una ETS.

Para ellas

  • ¿Si tengo flujo vaginal significa que tengo una ETS?

No, no necesariamente. La mucosidad vaginal es totalmente normal y útil para mantener la vagina lubricada y protegida ante las infecciones. Cuando el flujo cambia de color o textura o tiene olor, entonces es probable que se trate de algo más serio. Las ETS que con más frecuencia provocan flujo vaginal anómalo son la clamidia y la gonorrea, pero casi todas las infecciones de transmisión sexual tienen el potencial de causar este síntoma. ¡Vaya forma de restringir las causas! Es por eso que es tan importante que consultes a tu proveedor de atención médica de inmediato si tienes flujo vaginal anómalo de cualquier tipo.

  • Si tengo sequedad vaginal, ¿es porque tengo una ETS?

No. Algunas mujeres tienen más sequedad que otras. La sequedad vaginal no es un síntoma común de ETS, así que tu falta de lubricación probablemente no signifique que tengas una infección. A veces, la sequedad vaginal puede ser provocada por miedo o nervios antes de tener relaciones sexuales. Algunas mujeres tienen más sequedad que otras, pero eso se puede arreglar comprando algún lubricante en una tienda. El lubricante no solo facilita las relaciones sexuales, sino que también ayuda a protegerte de las ETS. Si no estás naturalmente lubricada o si no usas lubricante cuando tienes relaciones sexuales, aumenta el riesgo de desgarro de tejidos (tanto en la vagina como en el ano), y estos pequeños desgarros incrementan la posibilidad de contraer una ETS si tu pareja está infectada.

Para todos

  • Me pica el vello púbico. ¿Tengo una ETS?

Quizá sí. Quizá no. Esa incómoda picazón en la zona púbica podría ser consecuencia de diversos factores. En lo que respecta a las ETS, la sarna, los piojos púbicos (o ladillas) y el herpes pueden ser las principales causas. Pero tu picazón puede ser por otra cosa. Puede ser irritación por afeitarte. Puede ser sequedad de la piel. Puede ser una reacción alérgica a un producto o loción. Pero independientemente de eso, si la picazón es prolongada, empeora o está acompañada de llagas o dolor, programa una consulta con tu proveedor de atención médica o acude a una clínica lo antes posible.